Diferencias entre una Start-up y una PyME

¿Qué tipo de emprendimiento tienes?

Aprende a tomar decisiones financieras según tu tipo de negocio

En el “argot” del ámbito empresarial y del emprendimiento, conceptos como Start-up, PyME o MiPyME se utilizan en ocasiones de manera indistinta. Sin embargo, es importante conocer las diferencias entre estos, ya esto te puede ayudar a tomar decisiones empresariales.

Start-up es el término es una palabra compuesta en inglés que significa la acción o proceso de poner en movimiento algo. Por otra parte, PyMEes una abreviatura en español que significa Pequeña y Mediana Empresa (MiPyMe también es una abreviatura que significa Micro, Pequeña y Mediana Empresa). Sin embargo, más allá de los conceptos literales, es importante conocer las características de cada uno a profundidad.

Start-up

En el sentido más práctico, se refiere a los emprendimientos nuevos, a los negocios que recién arrancan con ideas que están siendo implementadas por primera vez.

Sus características diferenciadoras son:

  • Un emprendimiento nuevo puede ser llevado a cabo por personas (ya sean empresarios o emprendedores) o por empresas ya establecidas.
  • El tamaño de la Start-up está determinado por el tamaño del emprendimiento (cuánta gente está en el proyecto, el tamaño del proyecto, el monto del fondeo para el proyecto, la cobertura local, regional, nacional o internacional). En ese sentido, sería erróneo creer que todas las Start-ups arrancan siendo empresas micro, pequeñas o medianas. Un ejemplo muy notorio es Tesla Motors que inició en 2003 con un capital de US$17 millones y muy pronto obtuvo otros US$30 millones en 2004 (cuando Elon Musk se convirtió en el accionista principal y Presidente del Consejo de Administración).
  • Una Start-up puede iniciar como una PyME o MiPyME, pero crecer más allá de la definición que establece qué es una empresa micro, pequeña o mediana y convertirse en incluso en un conglomerado multinacional. El mejor ejemplo posible es el de Apple, Inc. La creadora del iPhone empezó siendo una empresa de tres personas en el garage de Steve Jobs en 1976, y recientemente se convirtió en la empresa más valiosa a nivel mundial rebasando los US$2.0 trillones.
  • No existe una regla precisa de cuándo una Start-up deja de serlo (por antigüedad), pero es razonable decir que, si el negocio ya tiene 18 a 24 meses operando y/o ha logrado cierta madurez institucional, deja de serlo. Eso dependerá de la velocidad con la que la Start-up crezca (en términos de ventas o colaboradores) u obtenga una madurez institucional.

PyME

Según estándares mexicano del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las empresas, según su tamaño y actividad económica, se clasifican en la siguiente tabla según la fórmula definida:

  • Tamaño de Empresa Calculado (TEC) = Número de Empleados*0.1 + (Importe Anual de Ventas/1’000,000)*0.9
TamañoRango del número de trabajadoresImporte anual de ventas (en millones de pesos)Tamaño de Empresa Calculado (TEC)
MicroHasta 10Hasta MX$4.0 millones4.6
PequeñaDesde 11 hasta 50Desde MX$4.01 a MX$100.0 millones95.0
MedianaDesde 51 hasta 250Desde MX$100.01 a MX$250.0 millones250.0
GrandeCualquier escenario donde el TEC sea mayor a 250.0>250.0

Con este referente, podemos destacar algunos puntos:

  • El tamaño de la empresa (por empleados, por ventas o ambos) no necesariamente tiene que ver con su antigüedad y/o madurez institucional.
  • Una Start-up puede ser una PyME o MiPyME, pero no toda PyME o MiPyME es una Start-up, ya que una empresa pequeña puede tener muchos años de haber sido establecida y, por ende, no es un nuevo emprendimiento.
  • Es importante recalcar que el tamaño de empresa obedece (al menos en México) a la combinación de los dos factores que el INEGI ha definido (ventas y número de colaboradores). Sin embargo, es una categorización que varía en el tiempo conforme la empresa o negocio va cambiando y va ganando madurez.
  • Las empresas o negocios, sin importar su tamaño, pueden crear desde dentro una Start-up. No es necesario empezar de cero para que se considere un emprendimiento nuevo.

Algunos consejos financieros o de negocios que podemos darte son:

  • En tu Start-up, considera empezar con finanzas sanas, así como hacer la mejor adopción digital que se pueda desde el inicio. Procura que lo que hagas no provoque costos y gastos que no pueda sostener el negocio en el mediano y largo plazo.
  • Es falso que las MiPyME’s no pueden acceder a asesorías profesionales a buen costo, o que tienen limitadas sus opciones de financiamiento. Asesórate bien, y verás que no por ser más pequeño, dejas de tener alternativas para tener finanzas sanas o un negocio altamente rentable.
  • Tanto MiPyME’s como Start-ups deben aprovechar su flexibilidad y capacidad de cambio para tener procesos eficientes y sencillos, pero bien establecidos y documentados. El ser “nuevo” o más pequeño, no implica que no puedas tener procesos formales y bien establecidos. Por el contrario, esto te ayudará a que tu crecimiento no te lleve a un desorden y de ahí, se complique el negocio.

Tanto las Start-ups como PyME’s pueden aprovechar las oportunidades en tiempos de crisis, sin importar su giro. Esto se debe a que su flexibilidad les permite adaptarse más rápidamente a los cambios, así como adoptar más fácilmente tecnologías que les ayuden a atender mejor sus mercados. Por eso, es muy importante promover y motivar el emprendimiento. El objetivo es aprovechar oportunidades, buscar el éxito y maximizar la rentabilidad.

En Haneine Consultores tenemos más de 21 años de experiencia que nos avalan en la consultoría de negocios. Nos enorgullecemos de acompañar a los empresarios y ejecutivos hacia el éxito. Contáctanos. Nos dará mucho gusto poder ayudarte con tu Start-up o tu MiPyME.